» » » Remontada histórica

Una remontada para la historia. Lo vivido en el Camp Nou será recordado durante mucho, mucho tiempo. El Barça levantó el 4-0 de París en unos minutos finales de locura en los que Neymar se echó al equipo a sus espaldas y un gol de Sergi Roberto en el último segundo completó el 6-1 que dio el pase para cuartos de la Champions a los azulgrana.


 El guion perfecto se escribía con un gol al poco de comenzar el encuentro y tardó en llegar… poco más de dos minutos. Los parisinos salieron temerosos y, sobre todo, nerviosos, en una jugada embarullada en su área Luis Suárez fue el más listo, aprovechó las dudas de Trapp, que salió tarde a por un balón en el área pequeña, y marcó de cabeza el primero de los cuatro que necesitaban los culés para forzar la prórroga. 

Había apostado Luis Enrique con un equipo con solo tres defensas, y su valentía tuvo un premio inmediato. El partido era un monólogo, con el Barça atancando sin descanso y no dejando salir a los galos de su campo. 

Lo intentó Messi en una falta que se perdió desviada por poco, y un disparo lejano de Neymar se fue a pocos centímetros del palo. Emery estaba desesperado, viendo como su equipo nada tenía que ver con el del partido de ida. 

Verratti estaba asfixiado, Rabiot y Matuidi desaparecidos, y ninguno de los atacantes aparecía ante el huracán azulgrana. Solo una jugada de Draxler que cortó Mascherano con la mano ante las protestas de los parisinos inquietó la portería culé. El Barça siguió atacando sin descanso y otra extraña jugada se convertía en el segundo gol cuando Iniesta, escorado, sacaba un centro de tacón que Kurzawa se metía en su propia portería. 

El mencionado guion perfecto continuó tras el descanso cuando, de nuevo dos minutos después de salir al campo, el árbitro (o bueno, más bien su auxiliar de línea de fondo) vio penalti por derribo de Meunier a Neymar. Messi no perdonó desde los 11 metros y la eliminatoria se quedó a solo un gol de la prórroga, el objetivo marcado por los culés. 

Estaba cerca, muy cerca, pero el PSG decidió entonces despertar, estirarse y, por fin, atacar. Espacios había de sobra y la entrada de Di María revolucionó a los de Emery. Avisó Cavani con un remate al palo primero y, en el minuto 63, en un balón suelto tras una falta el uruguayo fusiló a Ter Stegen y acabó con las esperanzas del Barça. 

No se rindieron nunca los de Luis Enrique, que siguieron buscando un tanto más con insistencia, aunque cuando más cerca estuvo el gol fue en un mano a mano que Ter Stegen le sacó a Cavani y otro que falló Di María. 

El sueño de la remontada se iba difuminando con el paso de los minutos, parecía imposible ya… y un golazo de falta de Neymar de falta dio algo esperanza. Faltaban dos goles, y entonces llegó la locura. Un penalti algo dudoso sobre Luis Suárez lo transformó Neymar y, en el último minuto del tiempo de descuento, un pase del brasileño lo tocó Sergi Roberto para completar una remontada para la historia.

Acerca de Redacción

Colaborador de TODODEFUT.com encargado de cubrir las diferentes plazas del país.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios :

Leave a Reply